wapam al natural

Wapa’m al natural 360º

Wapa’m al natural 360º, es el reportaje que nos ha realizado la revista profesional de peluquería C&C Magazine, de la mano de Maite Aldazabal.  Queremos agradecer a la revista este artículo que ahora os transcribimos en este post:

Su primera experiencia como empresaria de peluquería fue con una franquicia. Cuando decidió independizarse, tenía clara una idea: diferenciarse de su anterior firma. En esa búsqueda de algo distinto tropezó con una marca orgánica con productos de calidad y buenos resultados. Junto al socio de entonces apostó por este concepto, pero ha continuado sola. Al final es una cuestión la salud y ser respetuosos con el medio ambiente. Hoy todos los productos que se utilizan en el salón, sean de la marca que sean, son orgánicos y “cruelty free”.
Wapa’m está vinculado a la Agenda 21, plan de acción propuesto por la ONU para conseguir un desarrollo sostenible, lo que se traduce en reducir consumos y reciclar residuos. Actualmente, se está realizando en el salón un estudio energético para utilizar los mismos kilowatios que ahora, pero con el doble de potencia en calor.

Ambiente 360º
El objetivo de Wapa’m es seducir al cliente con los cinco sentidos: olfato con el aroma a plantas que inunda el salón; oído con la presencia sutil de la música; gusto con las infusiones de la marca; tacto con la suavidad del cabello; y vista con la decoración y los propios resultados del trabajo. A Marta Cid le gusta el minimalismo, el orden y la limpieza porque transmiten paz. Los elementos de la Naturaleza como la madera o los troncos de árboles, algunos procedentes de la finca familiar en Tarragona, contribuyen a esa paz. Ese amor por lo minimalista se traduce en pocas imágenes en el interior.
Pero hay dos factores que distinguen a Wapa’m: el aroma y la decoración de los escaparates, que se prolonga en el interior del salón. Marta es consciente que lo primero que se ve es el escaparate y al cruzar el umbral de la puerta lo primero que se nota es un olor herbal, mezcla del aroma de los productos y un spray de Aveda, que sugiere que Wapa’m es un salón diferente. Cada mes el equipo idea un escaparate temático. A veces, los vecinos del barrio hacen fotografías. Hasta ha ganado algún premio. Sin duda, lo mejor es cuando un cliente nuevo dice que ha entrado por los escaparates.
Para que el salón sea lugar tranquilo, Cid controla el tipo de música y su volumen, además de intentar que la gente no alce la voz. De este modo, hay clientas que pueden seguir trabajando o simplemente relajarse.

Una clientela especial
Hay un segmento de población de espíritu vegano, ecologista, animalista… muy concienciado. “Quien hace hincapié en ello es porque realmente le importa…/… Nosotros hemos de explicar bien nuestros productos cuál es su origen y cómo están elaborados”. Este cliente entiende que el coste es diferente, “lo valora y no le importa pagarlo”. Vienen una vez al mes o cada dos o tres meses por el corte o el color. Cid indica que al trabajar con ingredientes orgánicos de gran calidad, los cabellos quedan brillantes y sanos.
Marta Cid ha contratado una community manager que le gestiona las redes sociales. Siguiendo sus directrices, la community además de sus trabajos cuelga frases que se vinculan con el bienestar emocional, promociona los certificados de los productos o el compromiso del salón con estos valores. Muchas de esas frases están en inglés porque Wapa’m tiene un alto porcentaje de clientela extranjera. Unos son residentes y otros están de paso. ¿Las razones? En primer lugar, la orientación ecológica-vegana del salón. En segundo lugar, en Wapa’m pueden atender a personas de habla inglesa y china. En tercer lugar, la particular política de Aveda que convierte a un salón en socio de otro salón en la otra punta del mundo compartiendo información del cliente del tipo: estado del cabello, tratamientos, fórmula de coloración… “Realmente el cliente de fuera valora más nuestro trabajo que el español”. Cid arguye que en nuestro país hay grandísimos profesionales pero la peluquería española falla a la hora de dar valor a su labor.

wapam al natural